Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Argentina » Escritores Argentinos » Julio Cortázar

Julio Cortázar

Julio Cortázar

Julio Cortázar es un famoso escritor argentino nacido en Bélgica, aunque creció en Argentina y pasó la mayor parte de su vida en Francia.

Vocabulario

Franco: Honest
Cárcel: Jail, prison
Traductor: Translator
Casi-sueño: Almost-dream
Pareja: Couple
Trama: Storyline
Cuento: Tale
Desaparición: Disappearance
Manicomio: Asylum, madhouse
Capricho: Craving, whim

Verbos

Centrarse: To centre/center
Alabar: To praise
Desenredar: To untangle
Dar cuerda: To wind up
Embarcarse: To enlist, to join

Julio Cortázar (1914-1984) es un escritor argentino que nació en Bélgica, creció en Argentina y pasó la mayor parte de su vida en Francia. Su obra literaria se centra en la poesía y en cuentos que tratan a menudo elementos de la fantasía. Cortázar también era muy franco con sus opiniones políticas. Se opuso firmemente al gobierno de Juan Domingo Perón, por lo que pasó un corto periodo en la cárcel. Sus opiniones anti-peronistas le llevaron a trasladarse a París en 1951. Más tarde obtuvo la nacionalidad francesa en 1981. El escritor también trabajó durante mucho tiempo de traductor, tanto para la UNESCO como para traducir al español obras clásicas de ficción, como el Robinson Crusoe de Daniel Defoe y muchos de los cuentos de Edgar Allan Poe.

A Julio Cortázar a menudo se le compara con el escritor también argentino Jorge Luis Borges, que tanto alabó y criticó su obra. Borges presentó el temprano relato de Cortázar “Casa tomada” (1951) en una de sus revistas literarias, una historia que contenía muchos de los elementos que más tarde definirían el estilo narrativo de casi-sueño de Cortázar. La historia comienza con la rutina normal de una casa, en la que nos encontramos con una mujer tejiendo, acompañada por su hermano. Pronto, sin embargo, esta pareja más bien indiferente descubre que unos invasores desconocidos poco a poco van tomando posesión de su casa, habitación por habitación. En esta y en muchas de sus obras posteriores, una historia en principio aparentemente realista irá desenredándose en un extraño mundo de fantasía con líneas de tiempo no lineales y curiosos giros de la trama. A los lectores a menudo les da la impresión de que a Cortázar le gusta usar la escritura de ficción para escapar él mismo de la realidad y explorar reinos imposibles que doblan las leyes físicas y jugar con efectos emocionales como la sorpresa y el descubrimiento. A veces, sin embargo, también vemos a un escritor que se centra únicamente en la estética del lenguaje. Su “Manual de instrucciones”, incluido en la colección de cuentos “Historias de Cronopios y Famas” (1962), se muestra tanto en forma de manual de instrucciones que describe con lírico detallismo cómo llevar a cabo tareas y acciones tan sencillas como llorar, tener miedo o dar cuerda a un reloj. En 1966, su cuento “Las babas del diablo” se adaptó al cine en una película titulada “Blow Up”.

Además de sus innumerables cuentos, Cortázar también escribió cuatro novelas. La primera vez a la edad de 46 años con “Los premios” (1960), en la que un insólito grupo de ganadores de la lotería gana un crucero con rumbo a no se sabe dónde. El grupo se embarca en una aventura llena de luchas y relaciones nuevas y viejas en un barco que navega hacia el desastre. Su novela “Rayuela” (1966), una de sus obras más conocidas, narra la extraña historia de Horacio Oliveira, un hombre cuya vida cambia cuando su amante desaparece. Después de la desaparición, Oliveira llevará a cabo una extraña variedad de trabajos ocasionales, y finalmente terminará ayudando a dirigir un manicomio, donde su propia cordura empieza poco a poco a desaparecer. La novela experimenta no solo con las líneas de tiempo, ofrece a los lectores la oportunidad de seguir un orden opcional de capítulos que rebotan adelante y atrás y los fuerza a través de la narrativa y las notas, una opción que convierte la lectura en algo como un juego igual que el que recoge el título de la novela. Las novelas hacen un uso intensivo del humor y del simbolismo, el crucero parece representar una versión pequeña del mundo, por lo menos de un país, donde los pasajeros que se dejan guiar a través de aguas turbulentas por los caprichos de una tripulación y el indiferente capitán recuerdan a los ciudadanos de una nación bajo un gobierno corrupto.

Hoy en día todavía se celebra a Julio Cortázar como uno de los escritores más grandes del mundo y un importante miembro del boom latino de los años 1950 y 60. Su trabajo ofrece a los lectores la emocionante oportunidad de experimentar los diferentes mundos y conocer a personajes poco comunes que pueden ayudarnos a entender nuestro mundo y a nosotros mismos.