Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Mexico » Arte » Expresiones Diferentes » Arte Popular

Arte Popular Mexicano

Arte Popular Mexicano

Arte Popular Mexicano. La artesanía mexicana es una de la más buscadas en todo el mundo.

Vocabulario

destreza: skill
patrimonio: heritage
inimitable: one-of-a-kind
abalorio : glass bread, trinket
cestería: basketmaking
arcilla: clay
marroquinería: leather workshop
jinete: rider, horseman
silla de montar: horse saddle
cinturón: belt
calzado: footwear
morera: mulberry
juguete: toy
ingenio: ingenuity

Verbos

abarcar: to cover, to iclude
surgir: to arise, to emerge, to appear
perder: to lose
remontarse: to go back
elaborar: to manufacture
pasar por alto: to overlook
demostrar: to prove

El arte mexicano abarca una amplia gama de géneros con muchos reputados artesanos y es reconocido en todo el mundo por la destreza y habilidad artística que muestra. También es conocido en todo el mundo el rico patrimonio del arte popular de México. La gente viene de todas partes para encontrar una artesanía única e inimitable y piezas realizadas por artesanos calificados, muchos de los cuales son los últimos de una larga saga de artistas que mantienen formas de trabajar que se han transmitido de generación en generación. Algunas artesanías han surgido como resultado de la colonización española y otras influencias externas como la famosa cerámica de Talavera de Puebla y la marroquinería en la tradición del charro (charro es tradicionalmente el adjetivo usado para denominar a la gente de Salamanca). Sin embargo, muchas artesanías son de origen indígena precolombino como cestería, abalorios, orfebrería, cerámica y tejidos. La riqueza del arte popular en México es reconocida mundialmente por sus cualidades que reúnen belleza, utilidad y un trabajo meticuloso. Afortunadamente, la demanda de las mejores artesanías ayuda a asegurar que estas habilidades tradicionales no se perderán en el futuro.

La cerámica mexicana es reconocida por su manufactura artesana y su utilidad. La Cerámica de Talavera se produce en torno a la ciudad de Puebla y se parece mucho a la cerámica de Talavera de la Reina, en España, de donde provenían los artistas que llevaron este estilo a México. Una de las características de esta cerámica es la alta calidad de la arcilla utilizada, que sólo se puede encontrar alrededor de Puebla. Con una producción que data del siglo XVI, esta Cerámica Talavera Poblana (nombre utilizado para distinguirla de la cerámica de Talavera de España) debe cumplir con ciertas características para ser considerada auténtica. Debe tener un acabado craquelado, ser de color blanco lechoso y presentar uno o más de los seis colores aceptados, obtenidos a partir de pigmentos naturales: azul, amarillo, negro, verde, naranja y malva. Además, para que una pieza se considere auténtica, debe llevar la marca del fabricante, las iniciales del artista y el sello de la fábrica en Puebla.

Otras cerámicas dignas de mención que se encuentran en México incluyen la de barro negro, de color azabache, muy robusta y proveniente de Oaxaca. El origen de este estilo de cerámica se remonta a los zapotecas y mixtecas y originalmente era de color gris. El acabado negro liso que hoy conocemos es una innovación relativamente moderna creada por Doña Rosa Real en la década de 1950. Otros estilos regionales populares son el bruñido de Jalisco, la mayolica de Guanajuato y los árboles de la vida y otras criaturas surtidas producidos en el Estado de México.

La marroquinería es también un arte famoso y apreciado en México gracias a su asociación histórica con la ganadería y la cultura del Charro (jinete). Sillas de montar, cinturones y calzado vienen siendo históricamente los artículos más populares que se les pide a los artesanos, pero también hay una importante demanda de bolsos, muebles y otras manufacturas de cuero que son reconocidos por su trabajo elaborado de repujado y el grabado de "estilo Sheridan".

Otro arte precolombino es el del papel ya que su fabricación ha sido una parte importante de la sociedad mexicana desde los mayas, alrededor del año 300 d.C., pero también hay evidencia anecdótica de que los olmecas usaron un papel que se remonta entre 500 y 1000 años antes de Cristo. El primer tipo de papel que se utilizó se llama amate y se elaboraba a partir de la corteza de la morera y también del ficus dependiendo del color deseado del papel. Los mayas utilizaban este papel para ropa y documentación, así como decoraciones y esta tradición se pasó a los aztecas. Hoy en día el papel amate todavía sigue siendo elaborado por artesanos de Puebla y Veracruz y los artistas del estado de Guerrero utilizan este papel para sus pinturas tradicionales. También es común ver pancartas de papel, a menudo con elaborados diseños de troquelado, de mil diferentes colores que decoran casas y empresas en todo México.

Por supuesto, un arte popular que no se puede pasar por alto es la producción de juguetes hechos a mano. A menudo de madera, estos juguetes son conocidos por su ingenio y capacidad de entretenimiento. Los juguetes pueden ir desde títeres a matracas, sin olvidar la siempre popular piñata. Con sus raíces de los días de un lejano pasado y usados como una solución para que los niños menos favorecidos también pudieran aprender a jugar y usar su imaginación, estos juguetes demuestran que la necesidad es la madre del ingenio.

Hay muchas otras formas de arte popular que se hacen de México, un destino para coleccionistas y admiradores por igual. Metalistería, abalorios, tallas de madera y muebles son sólo unos cuantos ejemplos de la riqueza del arte popular que demuestra el ingenio, la imaginación y la habilidad que ha hecho de la artesanía mexicana una de la más buscadas en todo el mundo.