Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Mexico » La Sociedad Mexicana » Fiestas » Fiesta de los locos San Miguel de Allende

Fiesta de los locos San Miguel de Allende

La ciudad de San Miguel de Allende, muy cerca de Guanajuato, organiza cada año una singular fiesta llena de color y locura. ¡No os la perdáis!

A unos pocos kilómetros de Guanajuato, en la bellísima ciudad de San Miguel de Allende, tiene lugar una pintoresca fiesta durante el domingo que sigue al 13 de junio –festividad de San Antonio de Padua-. Si acudís a ella veréis a multitud de personas tanto vestidas con trajes típicos como disfrazadas de personajes de películas, de dibujos animados, de cómic…  lanzando dulces a los asistentes ¡Una verdadera locura que, precisamente, se llama La fiesta de los locos!

Como suele ocurrir con las fiestas tradicionales no se sabe a ciencia cierta cuándo se originó, pero se dice que la fiesta no tendría que ver con San Antonio sino con San Pascual Bailón. Los hortelanos de la localidad acudían a venerar al santo durante los días cercanos a la cosecha y que, como ofrenda, representaban diferentes bailes. Estos bailes provocaban curiosidad entre los ciudadanos que se acercaban a ver los movimientos de aquellos “locos”. Con el paso del tiempo los hortelanos comenzaron a disfrazarse de espantapájaros para asustar a las muchedumbres de curiosos y que les dejaran bailar en paz.

La tradición iba pasando de padres a hijos e, irónicamente, iba perdiendo su carácter hortelano (los hijos no tienen por qué tener el mismo empleo que sus padres); pero ganaba en organización al crearse los primeros Cuadros de Locos (asociaciones).

Estos Cuadros comenzaron a salir durante las fiestas de San Antonio en los años 50 del siglo XX para anunciar festividades y eventos. En muy poco tiempo los Cuadros, con sus esmerados disfraces y su alegría contagiosa, se convirtieron en el principal evento, quedando como protagonistas en una fiesta de la que sólo eran colaboradores.

Hoy es una de las fiestas más esperadas del año y cada vez son más los turistas que acuden a ver como los distintos Cuadros compiten en originalidad y pericia a la hora de llevar sus disfraces. Una de las singularidades y encanto de esta fiesta de locos es que los integrantes deben llevar diseños elaborados manualmente con cartón, escayola, telas viejas... No hay nada comprado, todo está confeccionado por los propios integrantes de los cuadros o por artesanos del lugar.  

La temática de los disfraces es libre. Los distintos cuadros suelen escoger un tema, así que sus integrantes pueden aparecer un año como personajes de la película de moda, con trajes y vestidos tradicionales, y hasta de emoticonos. Cualquier temática vale siempre y cuando sea desenfadada y divertida.

La fiesta comienza a las diez de la mañana y se prolonga el tiempo necesario para que los cuadros recorran el kilómetro y medio que separa la Parroquia de San Antonio del Jardín Central. Así que una vez terminado el festejo os recomendamos que visitéis la ciudad, considerada de las más bellas de México y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Un paseo por sus mágicas calles, una visita a sus templos de arquitectura neogótica, a sus  típicos restaurantes, os hará ver lo bella y sabia que puede ser algunas veces la locura.