Learn Spanish in Spain

Estudiar Español en España

Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Argentina » Música Argentina » Andrés Calamaro

Andrés Calamaro

Andrés Calamaro

Andrés Calamaro es un famoso cantante, compositor y productor argentino, ganador del premio Grammy y que formó parte del grupo de música Los Rodríguez.

Andrés Calamaro es un famoso músico y compositor argentino de rock. Nació en 1961 y 17 años más tarde ya tocaba el teclado del grupo Raíces. A partir de estos prematuros inicios, el músico se lanzaría a crear incansablemente un flujo constante de canciones año tras año, explorando una amplia variedad de estilos musicales. A pesar de la pésima recepción por parte de público y crítica de algunos de sus más desmesurados álbumes experimentales, Calamaro nunca tuvo miedo de fusionar géneros y buscar sonidos únicos. Su actitud intransigente personal y artística junto con letras francamente introspectivas, a menudo desesperadamente tristes, ofrece a los oyentes de su música una experiencia sentimental íntima que nos puede ayudar a veces frente a los desafíos en nuestras propias vidas. Hoy en día, Calamaro sigue haciendo música. Su "On the Rock", de 2010, es el último de sus 20 álbumes de estudio.

Después de su primer álbum con el grupo Raíces, el roquero argentino formó el grupo, de vida efímera, Elmer's Band. Poco después, el joven se unió como tecladista al legendario grupo de la Argentina Los Abuelos de la Nada, en un renacimiento que tuvo lugar a principios de los 80 del grupo de finales de los 60. Calamaro escribió muchas de las canciones de la banda, que llegaron a convertirse en éxitos en Argentina. Algunos de estos álbumes son Vasos y Besos (1983) e Himno de mi Corazón (1984). Poco después del éxito de Los Abuelos la banda se disolvió. Calamaro, quizás ansioso por dejar que su personal estilo de expresión creativa volase tras el trabajo en grupo con Los Abuelos (parece haber existido una cierta rivalidad entre Calamaro y Miguel Abuelo, líder del grupo), comenzó a componer discos en solitario con una extraña mezcla de músicos invitados y armonías imposibles.

Él respondió a la desconcertada reacción de los fans en 1984 ante su fracaso con Hotel Calamaro al año siguiente con un confuso segundo trabajo en solitario titulado Vida Cruel. Calamaro continuaba en su nube a pesar de la poco estimulante recepción de su obra. En este tiempo también comenzó a producir para otras bandas argentinas de rock como Los Enanitos Verdes. En 1989 llegó una canción con la que los fans finalmente podían volver a identificarse cuando se unió a Gringui Herrera y Ariel Rot para grabar “Nadie sale vivo de aquí”. A los críticos les gustó el álbum pero, por desgracia, el derrumbe económico de la Argentina en el momento de la publicación del disco dejó a los fans con poco dinero para comprar música pop.

Calamaro decidió trasladarse a España con Ariel Rot, una buena decisión que marcaría otro punto de inflexión en su carrera. Los dos músicos argentinos se unieron con Julián Infante para formar la legendaria banda de rock de Los Rodríguez. La banda ayudó a definir la música rock en la España de los 90 con álbumes ampliamente celebrados como “Sin Documentos” (1993) y “Palabras más, palabras menos” (1995). A pesar del éxito la banda se disolvió a finales de los 90. Calamaro era ahora una experimentada estrella de rock profesional con un catálogo sólido. Parecía que era el momento de afrontar una segunda tentativa como artista en solitario. Muchos consideran su álbum en solitario “Alta Suciedad” (1997) como uno de los álbumes de rock más importantes de España, un álbum que incluía canciones ya clásicas como Flaca y Loco. Dos años más tarde, lanzó el doble álbum “Honestidad Brutal”, un cúmulo de emociones desnudas que hace honor a su nombre, inspirado en gran parte por la ruptura con su novia.

Si intentamos describir su carrera en términos de décadas, Calamaro parecía buscar su voz a lo largo de los años 80, luego encontró un estilo atractivo con influencias diversas que lo acercaron a los fans en los años 90. En la década del 2000 vimos a un nuevo Andrés Calamaro, más personal, resurgir de sus cenizas tras el gran éxito de la década anterior. Su centésimo tercera canción, extraída de su quinto disco, “El Salmón”, publicada en 2001, parece dirigirse a sus más fieles seguidores, ofrece una visión inédita del genio variopinto de la mente del artista que es un pequeño intento de parecer atractivo para los fans en masa. El compositor sorprendió a sus seguidores varios años más tarde con una recopilación: “El Cantante”, que explora más profundamente el flamenco, el tango, la salsa y las influencias folklóricas que ayudaron a inspirar su estilo.

Después de vender más de 1.300.000 discos durante una carrera de más de tres décadas, Andrés Calamaro continúa explorando y experimentando con la música. Su decimonoveno álbum titulado “La Lengua Popular” (2007) ganó un Grammy Latino. Manteniéndose fiel a su voz, Calamaro ha encontrado el éxito y una expresión personal sin concesiones.