Learn Spanish in Spain

Estudiar Español en España

Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Pon las riendas a los caballos y engalana la carreta con flores pues ha llegado el momento de peregrinar por los campos andaluces en la Romería del Rocío. En torno a un millón de personas se congregan en las marismas de la desembocadura del río Guadalquivir para comer, cantar, bailar y venerar a la Virgen del Rocío.

El profundo fervor religioso presente durante la Romería no es incompatible con altas dosis de diversión. Muchos participantes proceden de Sevilla, Madrid y Barcelona, y acuden a pasar unos días en contacto con la naturaleza y con sus raíces.

La Virgen del Rocío ha sido venerada durante unos 800 años y fue a partir de 1758 cuando la Romería del Rocío comenzó a celebrarse en Pentecostés, el decimoquinto día después del Domingo de Resurrección. Cuenta con dos etapas perfectamente diferenciadas, la peregrinación, que tiene lugar durante los siete días previos a la llegada a Almonte, y la celebración que allí tiene lugar, en la que se conjugan, al igual que en otras muchas celebraciones de nuestra cultura, aspectos tanto religiosos como paganos.

La Virgen del Rocío ha sido patrona de Almonte desde el siglo XV, cuando un cazador encontró una talla de la Virgen María en el tronco de un árbol cerca de las marismas. Los devotos sostenían que su poder infinito era capaz de curar enfermedades, casos de infertilidad y trastornos mentales.

Durante la peregrinación cientos de hermandades de las poblaciones aledañas van en procesión hasta Almonte. Los “romeros” acuden desde prácticamente toda Andalucía a pie, a caballo o en carro, ya que el acceso de vehículos motorizados no está permitido. Muchos de estos peregrinos van ataviados con el atuendo tradicional, vistosos trajes flamencos para las mujeres y sombrero cordobés y chaquetilla corta para ellos. A medida que se aproximan a Almonte, los peregrinos acampan en los alrededores del Parque Nacional de Doñana.

Todos los romeros llegan antes del amanecer, momento en el que comienzan las celebraciones, en las que acompañados de panderetas, guitarras y flautas se acercan al santuario del Rocío. La Hermandad Matriz es la encargada de portar el altar de plata en el que descansa la imagen de la Virgen. El sonido de los petardos ensordece el aire a la voz de “Viva la Virgen de la Marisma”, que tras la misa es llevada en procesión durante varias horas por los polvorientos rincones del pueblo.

Durante los días sucesivos, el escenario se asemeja a una suerte de campamento provisional con aires de carnaval y reunión familiar, en el que la multitud baila y entona canciones tradicionales. Se venden tapas de tortilla, jamón, pimientos fritos y camarones así como vinos de la zona y jerez. Los peregrinos que se inician en esta costumbre se bautizan a sí mismos sumergiendo sus sombreros en agua con la que rociarse la cabeza. Llegado el final, la multitud se dispersa poco a poco y los campos del Rocío recobran su sosiego.

Vocabulario

Rienda: rein
Marisma: marsh
Fervor: fervor
Raíz: root
Etapa: stage
Llegada: arrival
Poder: power
Romero: pilgrim
Polvoriento: dusty
Multitud: crowd

Verbos

Engalanar: to decorate
Venerar: to venerate
Acampar: to camp
Ensordecer: to deafen
Bautizarse: to baptize