Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Recursos Linguísticos » Literatura Española » Historia » Las Vanguardias

Las Vanguardias

Las Vanguardias

A partir de 1908 comienzan a aparecer nuevos movimientos artísticos en las diferentes disciplinas conocidos por "ismos": cubismo, dadaísmo, impresionismo... De ellos sólo llegó a nuestros días como una gran influencia el Surrealismo, en parte debido a la base científica que lo mantiene, gracias a los estudios y evolución de las teorías de psicoanálisis.

Una de las características del siglo XX es la velocidad. Los cambios en este siglo se han sucedido a una velocidad vertiginosa y los movimientos artísticos no se iban a mantener al margen de este hecho. Por eso todos los "ismos" podemos decir que se quedan anticuados en el momento de nacer. De ahí que busquen el atrevimiento, la ruptura de las normas una tras otra, la liberación de la lengua del lastre de la realidad y la creación de un arte que tenga sentido en sí mismo.

La sucesión de cambios hace que estos movimientos intenten introducir en sus obras el movimiento y el tiempo: "Un automobile ruggente,che sembra correre sulla mitraglia, è più bello della Vittoria di Samotracia". (un automóvil rugiente que parece que corre sobre la metralla es más bello que la Victoria de Samotracia) (Marinetti: Manifiesto futurista).

En España la mayoría de las vanguardias son meros movimientos efímeros que no calan pero que van a crear nuevas ideas estéticas que serán de gran influencia en la generación del 27.

Ramón Gómez de la Serna: Dentro de los grupos vanguardistas destacamos a Ramón Gómez de la Serna. Con su Ramonismo es el máximo exponente vanguardista español de principios de siglo. Fue el creador de la Greguería.

La greguería es una frase corta que mezcla la metáfora y el humor. "El elefante es la enorme tetera de la selva".

Esta nueva visión del mundo desenfatíza el yo patético creado por la Generación del 98. Con Ramón (como le gustaba que lo llamasen) la cosa, lo exterior al yo, gana importancia y ocupa el centro del mundo. El escritor se da cuenta de que lo exterior es una fuente inagotable de creación. Así llega a formar figuras llenas de atrevimiento, de plástica, llenas de autonomía.

Tenemos greguerías humorísticas:

- El niño intenta sacarse las ideas por la nariz.
- Las flores que no huelen son flores mudas.
- El que tartamudea habla con máquina de escribir.
- la p es la q que vuelve de paseo.
- La B es el ama de cría del alfabeto.
- La ñ es la n con bigote.
- El poeta miraba tanto al cielo que le salió una nube en un ojo.
- Después de nudista se es huesista.
- Las golondrinas son los pájaros vestidos de etiqueta
.

El Ultraísmo

El movimiento ultra o Ultraísmo nace como una versión española del Creacionismo de Vicente Huidobro. Aunque Huidobro nació en Chile se embarcó para Europa. Conoce en Madrid a Rafael Cansinos-Assens que lo introduce en la Vanguardia española. Viaja a París y allí compone el borrador de Altazor, El Viaje en Paracaídas. Es un poema compuesto por un prólogo y siete cantos, que narra el viaje de Altazor en paracaídas, con un lenguaje hermético y ocultista. El viaje es un viaje que lo lleva hasta los orígenes, hasta lo primigenio. El primer balbuceo del hombre, la pureza del lenguaje a la que el poeta va llegando a través de los cantos. Sus cantos son proféticos, influidos por Así Habló Zaratustra de Nietzsche. El poeta es el profeta que habla en su viaje iniciático. En este viaje se ve bajo él una Europa que ha enterrado a sus muertos de la Primera Guerra Mundial.

Este poema fue todo un inicio del movimiento Ultra (más allá), que desea romper con todo aquello que había sido la literatura anterior, influidos por el futurismo y el dadaísmo. Busca la defragmentación del yo a través de la ruptura lingüística.

La lengua deja de ser una representación de la realidad, un instrumento de comunicación, para convertirse en objeto mismo del arte.