Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Argentina » Tango » Historia del Tango

Historia del Tango

Historia del Tango

El tango es un baile sensual e íntimo bailado por parejas, nacido en las comunidades menos favorecidas de Buenos Aires, Argentina, en la década de 1800.

Vocabulario

Pareja: couple
Ola: wave
Mezcla: mixture
Vistazo: look
La edad de oro: the golden age
Trasnochado: old fashioned
Reconocimiento: recognition
Bailarín: dancer
Frontera: border
Atestado: crowded

Verbos

Extenderse: To spread
Derrocar: To topple
Perseguir: To pursue
Prestar atención: To pay attention
Enamorarse: To fall in love

El tango es un baile sensual e íntimo ejecutado por parejas, nacido durante la década de 1800 en las comunidades menos favorecidas de Buenos Aires, Argentina. Estas comunidades tenían una rica diversidad de personas que incluía argentinos de origen africano, argentinos indígenas y caribeños. Muchos inmigrantes europeos pobres también comenzaron a llegar en grandes olas hacia el final de siglo. El movimiento elegante y apasionado del tango muestra la exótica mezcla cultural de estos primeros bailarines de tango. Las melodías solemnes de la música de tango ofrecen al oyente un vistazo a las vidas tristes y desesperadas de los primeros nostálgicos inmigrantes argentinos.

El tango se extendió posteriormente a las zonas más ricas de Buenos Aires y a Montevideo. Continuó en expansión y a principios del siglo XX, esta danza con sus humildes comienzos se había convertido en una sensación por toda Europa y los Estados Unidos. La edad de oro de la Argentina (1930-1950), un período marcado por la prosperidad del país, fue testigo de una explosión de la popularidad y nuevos estilos del tango argentino. El éxito del golpe de estado de 1955, que derrocó al General Perón del poder, junto con la popularidad entre la juventud argentina del recién nacido Rock and Roll y los clubes de baile hizo que el tango experimentase un descenso dramático. El nuevo régimen militar persiguió a los bailarines de tango, ya que asociaba el tango con el amor a Perón, mientras que los jóvenes argentinos asociaban este baile con una generación mayor y trasnochada.

Desde la década de los 80 hasta la actualidad, el tango vuelve a ganar popularidad gracias en parte al reconocimiento internacional a través de representaciones teatrales de éxito y su aparición en varias películas de Hollywood. En todo el mundo se han abierto escuelas de tango y en 2009 la UNESCO lo incluyó en su lista de patrimonio inmaterial mundial.

Bailar o contemplar esta danza argentina hace que sea fácil de entender su popularidad mundial. Los bailarines de tango realizan una conexión íntima. Es una danza flexible, abierta a la creatividad espontánea, lo que significa que el líder puede llevar en cualquier dirección. El seguidor debe ser consciente de los cambios bruscos de dirección casi antes de que sucedan, lo que exige una comprensión casi innata de la intención del líder para crear un buen flujo de movimientos. El líder también debe prestar mucha atención a cómo su compañero lo sigue y hacer los sutiles ajustes que sean necesarios.

El baile que atravesó las barreras económicas de clase en Buenos Aires y las fronteras internacionales en todo el mundo tiene, por supuesto, una amplia variedad de estilos. Los diferentes tipos de tango dibujan formas diferentes en el suelo, ya que se adaptan a los diferentes lugares, desde los atestados salones de baile hasta lugares abiertos. Las parejas también se abrazan de forma diferente dependiendo del estilo. En algunos estilos, los bailarines se abrazan en forma de V, en otros en una forma cuadrada, algunos estilos piden un abrazo más estrecho y otros necesitan un abrazo abierto. A veces, en el tango, la pareja mantiene entre sí en un abrazo inverso, aunque el pecho de los bailarines se enfrenta a la intimidad del otro, invitar y alienta la comprensión mutua del lenguaje corporal.

No importa cuál sea el estilo, el tango siempre apela a los sentidos y crea un vínculo entre los bailarines. Perdidos en el movimiento armónico y tacto suave, los bailarines de tango de todo el mundo se han enamorado en la pista de baile de sus parejas, y del baile en sí mismo, y han tangueado su camino en un mundo de pasión que se debe experimentar para comprenderlo.