Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » España » Lugares » Ciudades » Alhambra

La Alhambra de Granada

Alhambra

La Alhambra de Granada. Constituye la cima del arte islámico en España y uno de los monumentos más emblemáticos de este arte en todo el mundo.

Vocabulario

Palacio: palace
Último: last
Fortaleza: fortress
Antorchas: torch
Mezquitas: mosque
Suspiro: sigh
Lugar: place
A través: through
Gigantesco: huge, gigantic
Descanso: rest

Verbos

Dar: to give
Contener: to contain
Abandonar: to leave
Llorar: to cry
Llamar: to call

El complejo palaciego de La Alhambra sigue vigilando desde hace siglos la ciudad de Granada. Fue el palacio de la dinastía Nazarí, última dinastía del último Reino Musulmán de España, entre los años 1238 y 1492.

Alhambra significa “La Roja” en árabe (اَلْحَمْرَاء), y su nombre completo era (Fortaleza Roja). Se desconoce a ciencia cierta el origen del nombre. Algunos historiadores dicen que se le denominó así por el color de sus piedras, otros dicen que el nombre se debe a que fue construida por la noche, y el color rojo se lo daba el fuego de las antorchas. También puede ser debido a quien la mandó construir, el fundador de la dinastía nazarí, Mohamed ben Nasar, llamado Al-Hamar el Rojo (porque tenía la barba roja).

La Alhambra contiene en su interior palacios ricamente adornados, mezquitas, torres defensivas, patios y jardines. Constituye la cima del arte islámico en España y uno de los monumentos más emblemáticos de este arte en todo el mundo.

En 1492 los Reyes Católicos conquistaron la ciudad de Granada y La Alhambra pasó a ser Palacio Real y en su torre se colocó la bandera y la cruz. Boabdil “El Chico” tuvo que abandonar lo que él llamaba “El Paraíso Terrenal”, dirigiéndose a la costa para ir a África. En su camino hacia el mar hay un puerto de montaña llamado “el Suspiro del Moro”. Desde este lugar se puede ver toda la ciudad de Granada, y la Alhambra en lo alto del cerro. Según la tradición, este puerto fue el lugar donde Boabdil se giró para ver por última vez su ciudad tan querida, y se echó a llorar. Su madre lo reprendió diciéndole: Llora como mujer lo que no has sabido defender como un hombre.

En la Alamabra, su Salón de los Embajadores fue el lugar elegido por los Reyes Católicos, Isabel y Fernando para entrevistarse con Cristóbal Colón, y donde los monarcas aceptaron apoyar y financiar su proyecto de viajar a Catay (China) a través del Atlántico.

En 1527 el emperador Carlos V mandó construir junto a ella (en concreto al lado de una de sus partes: el Palacio de Comares) un palacio residencial para ser usado por él, aunque no se tiene constancia de que llegase a habitarlo. El Palacio de Carlos V contrasta con el arte nazarí del conjunto. Es de estilo manierista y muy avanzado para su época. De planta cuadrada tiene un gigantesco patio circular de dos plantas con columnas dóricas en la planta baja y jónicas en la planta alta y su decoración tiene influencias del arte clásico romano.

El conjunto se completa con el Generalife, palacio de descanso de la monarquía nazarí. Es un recinto situado en el lado norte de la Alhambra. Es un palacio rodeado de jardines y de huertas ideal para el descanso. Estos huertos y jardines se sitúan en grandes bancales o terrazas situados a diferentes alturas y divididos por gruesos muros de contención, algunos todavía son visibles hoy en día.

En el Generalife llaman particularmente la atención sus fuentes y estanques, grandes trabajos de ingeniería hidráulica que refrescan los jardines.

En palabras de Antonio Illescas, jefe de estudios de don Quijote Granada:

“Como dice el refrán, “Quien no ha visto Granada no ha visto nada", y yo, que llevo viéndola durante 36 años, descubro pequeños detalles cada día. Todo aquel que quiera conocer el encanto de Granada debe venir aquí un tiempo."