Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » España » Lugares » Rutas » España en verano

5 razones para visitar España en verano

Descubre con donQuijote 5 razones para visitar España este verano

¿Por qué visitar España este verano?¡Deja que te contemos las razones! Echa un vistazo a las cinco razones por las que España es el mejor sitio para pasar tus vacaciones.

Es el momento de ir planeando las vacaciones, lo sabemos. Todo el mundo está contando los días para echar el cierre en la oficina, deshacerse de los jerséis que tanto pican, arrojar las listas de tareas, ponerse los bañadores y lanzarnos al verano. Y España es el lugar perfecto para hacer. ¡Echa un ojo a estas cinco razones que damos!

  1. Todos los paisajes en un solo país.

La diversidad de España es verdaderamente apabullante. Desde las ondulantes colinas repletas de olivos en el sur; el centro con peculiares desiertos y montañas;  a ese norte de profundos verdes, España tiene algo para cada uno, y de todo para aquellos que tenemos problemas para decidir. Durante el verano cada paisaje tiene su encanto. En el sur español lugares como Málaga, por ejemplo, un clima subtropical nos recibe con brisas saladas, palmeras, largas playas de arena blanca, grandes extensiones de caña de azúcar, aguacates y naranjos, y gente de lo más amigable a la vuelta de cada esquina. En el norte, en San Sebastián,  el tiempo puede ser más gris (a veces) pero los paisajes están llenos de verde y del azul oscuro del frío Atlántico. También podrás probar la vanguardista gastronomía creada por chefs mundialmente famosos y disfrutar de un verano que, si bien es cálido, nos regala brisas con las que refrescarnos. Además encontrarás de todo en medio: desde grandes y arenosos desiertos a montañas rocosas, ondulantes colinas verdes, coloridas costas y llanuras pedregosas que hacen que la Península Ibérica tenga algo para todos.

  1. Suculentos mariscos y otras delicias veraniegas.

¡España es conocida por su increíble comida! Desde el plato más simple, como la tortilla de patata, a las obras maestras como los pinchos que se pueden encontrar en el País Vasco, la cocina española es para chuparse los dedos (aunque te podría sorprender la cantidad de cosas que podrías considerar comida para comer con los dedos que en España se comen con cuchillo y tenedor).  Durante el verano los sabores adquieren más matices debido a los ingredientes frescos escogidos del gran jardín que es el mar. Ya sea en una playa o en la gran ciudad las famosas gambas a la plancha (¡con sus cabezas incluidas!), percebes (caros, pero deliciosos), almejas, nécoras, navajas y todo tipo de pescado fresco incluyendo anchoas, sardinas, merluza… -la lista podría seguir y seguir- chispearán en tu boca con la frescura del agua salada y la calidez del verano. Otros refrescantes platos como el gazpacho o el salmorejo (una versión más cremosa y con menos ingredientes del gazpacho), típicamente andaluces pero que puedes encontrar en cualquier rincón de España, y bebidas frías como el tinto de verano te refrescarán durante todo el verano.

  1. Es barato (en el mejor sentido).

España es un destino que no hará peligrar tu cuenta corriente. Claro que las grandes ciudades como Madrid y Barcelona pueden ser un poco caras a veces, pero basta ver lo ocurre en Granada. ¡Puedes degustar una verdadera cena por el precio de dos cervezas! En el sur de España en particular, se sirven generosas tapas con cualquier bebida que pidas en un bar. ¡Eso significa que, dependiendo del apetito que tengas, puedes cenar pidiendo unas pocas bebidas! Y el resto de España, aunque las raciones sean menores, serás gratamente sorprendido por pequeños platos de aceitunas, un pequeño pincho o patatas fritas para acompañar tu bebida. Y, si realmente quieres  a lo barato, te agradará saber el bajo precio de los comestibles, los gastos de viajes o incluso de una noche fuera de la ciudad.

  1. Playas impresionantes

Esta es sencilla. En un país rodeado por el mar (y el óceano) con dos increíbles archipiélagos, tiene haber estupendas playas; y las hay… ¡allá donde mires! En el sur lugares como Playa de Bolonia en Tarifa,   las playas del Parque natural del Cabo de Gata  y Playa de los Genoveses,  junto a la Playa de la Barrosa en Chiclana de la Frontera (Cádiz) te dejarán sin respiración. Mientras que en el norte, la Playa de las catedrales  en Lugo (Galicia),   Somo en Santander o Praia de Niñons en la Costa da Morte son impresionantes en un sentido diferente.  Y, por supuesto, no debemos olvidarnos de las islas, con algunas de las playas más paradisíacas del mundo como las de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera (Las islas Baleares se encuentran en el Mediterráneo) y las de las islas Canarias, cerca de la costa sur de Marruecos.

  1. Todos los días son soleados.

Puede parecer tópico decir “la soleada España”, pero durante los días de verano no hay una realidad mayor. No necesario andarse con juegos de adivinación durante el verano, ¡el sol es cosa segura! Bien…  puede lloviznar un poco  (y cuando lo hace es un alivio) pero durante la mayor parte de la semana verás brillar el sol… y seguramente con mayor intensidad día a día. ¡No te olvides el protector solar ni las gafas de sol y prepárate para una buena dosis de vitamina D!

Bien. Ya estás preparado para venir a España. Pero, ¿por dónde empezar? Si estás buscando  inspiración para escoger una dirección, no te pierdas nuestra sección sobre las diferentes ciudades de España y encontrarás un lugar donde comenzar tu aventura.