Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » España » Naturaleza en España » El Águila Pescadora

El Águila Pescadora

Águila Pescadora

El águila pescadora o Pigargo, es una de las especies animales más difíciles de ver en España. Esta ave rapaz se alimenta casi exclusivamente de peces.

Vocabulario

Rapaz: bird of prey
Lago: lake
Rayado: striped
Garfio: hook
Invierno: Winter
Alimento: food
Ala: wing
Chapoteo: splashing
Vuelo: flight
Huevo: egg

Verbos

Encontrarse: to be located
Sujetar: to hold
Anillar: to ring
Recoger: to pick up
Favorecer: to favor

El águila pescadora, o Pigargo, es una de las especies animales más difíciles de ver en España. Esta ave rapaz, que se alimenta casi exclusivamente de peces, vive en zonas costeras o próximas a lagos o ríos, en los que encuentra su alimento. Una de las mayores comunidades de águilas pescadoras se encuentra en el sur de España, en la desembocadura del Guadalhorce. A pesar de su nombre, no está emparentada con el águila real, una de las aves más grandes de la Península Ibérica.

El águila pescadora es un ave de tamaño mediano, en la que resalta su plumaje rayado blanco y negro. Tiene unas patas verde-amarillentas provistas de escamas con unas garras fuertes en forma de garfio que le permiten sujetar a sus víctimas y evitar que escapen. Su pico es fuerte, afilado y con forma de gancho.

El águila pescadora es una especie migratoria que se reproduce en el norte de Europa, sobre todo en Suecia, en los meses estivales, y durante el invierno viaja a África atravesando el Mediterráneo. Algunos de los ejemplares que se han anillado en el norte de Europa se han recuperado en Ghana. Durante su viaje suelen hacer paradas en España, lo que permite observarlas durante los meses otoñales, sobrevolando los ríos o lagos en busca de alimento.

El vuelo del águila pescadora es majestuoso. Bate sus alas lentamente y con una gran amplitud, para después continuar con largos planeos. En el momento en el que va a cazar suele sobrevolar los lagos, ríos o el mar con vuelos en forma de ochos, mientras explora con su aguzada vista el agua en busca de la presa. Una vez localizada la presa se lanza en picado, recogiendo sus alas y garras, cayendo sobre el agua a gran velocidad. En el momento en el que va a tocar la superficie extiende sus garras hacia abajo, produciendo un fuerte chapoteo que aturde al pez y lo atrapa. Después levanta el vuelo, próximo a la superficie del agua para retornar al nido y devorar a su presa.

En la época del apareamiento, los primeros que regresan al nido, normalmente al nido del año anterior, son los machos que esperan a sus hembras arreglando los desperfectos del nido. Cuando ésta llega los machos vuelan hacia ellas mostrando vuelos en picado sobre el nido, recogiendo sus alas y usando la cola como paracaídas. Esto atrae a la hembra a su nido.

A partir del tercer año de vida, las parejas ponen tres huevos, por espacio de cinco días. Normalmente sacan adelante a los tres polluelos, que permanecerán en el nido hasta el momento de la migración, aprendiendo de sus padres el vuelo y los métodos de caza.

Asentamiento del Águila Pescadora en Asturias

El Fondo para la Protección de Animales Salvajes (FAPAS) ha elaborado proyectos diversos para la reintroducción de águila pescadora en la Península Ibérica. La mayoría de las poblaciones de águila pescadora sólo son observables cuando están de paso por España. Con estos proyectos se intenta tener algunas parejas estables en Asturias, cuyo clima favorece la reproducción, dado que es parecido a los veranos nórdicos o escoceses. Este proyecto ya ha empezado a dar sus frutos, ya que se han divisado parejas estables de este esquivo animal en Asturias, sobre todo en los estuarios de Ribadesella.

Photo by: Ferran Pestaña