Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Guatemala » Sociedad » Gente » Los Garífuna

Los Garífuna

Los Garífuna

El pueblo Garífuna de Guatemala; cultura, costumbres y tradiciones. Los Garífunas son descendientes de los caribes, arawak, y la gente de África Occidental.

Vocabulario

Pueblo: Nation
A pesar de: Despite
Naufragio: Shipwreck
Inesperado: Unexpected
Esclavitud: Slavery
Amerindio: American Indian
Francófono: French speaker
Dotado: Gifted
Sabor: Flavor
Orgulloso: Proud

Verbos

Evitar: To avoid
Mezclarse: To mix
Rendirse: To surrender
Girar: To turn
Aprovechar: To use

Con una historia fascinante, que comenzó frente a las costas tropicales de la isla caribeña de San Vicente en 1635, el pueblo garífuna ha mantenido increíblemente sus interesantes tradiciones culturales, mezcla del África Occidental y de sus ancestros caribes-arahuacos a pesar de las amenazas sucesivas de la esclavitud, la colonización, la guerra y la deportación. Casi cuatro siglos después, y residiendo ahora principalmente en las ciudades de la costa del Caribe de Belice, Guatemala, Nicaragua y Honduras, este singular grupo afro-caribe aún se deleita en hablar su poco conocida lengua arahuaca, en tocar o bailar su música Punta, con base en el tambor y en satisfacer su paladar con su deliciosa cocina milenaria.

Supuestamente establecidos en la isla de San Vicente tras el naufragio de dos barcos españoles en 1635, los esclavos de África Occidental, los primeros antepasados ​​del garífunas, sin duda debieron de haberse considerado afortunados de haber encontrado esta interrupción inesperada de su viaje al Nuevo Mundo. Sin embargo, a pesar de que inicialmente lograron evitar la esclavitud gracias a su estrategia de matrimonios mixtos, el pueblo garífuna, como los nombran los historiadores desde este momento en adelante, estarían constantemente expuestos a amenazas contra su cultura en los siglos siguientes. Tras disfrutar de un paréntesis de paz en el siglo XVII, los garífunas tuvieron que enfrentarse al poder de múltiples fuerzas británicas. Resistiendo de manera impresionante sus ataques hasta 1796 con la ayuda de los franceses, los garífunas se vieron obligados a rendirse a la superioridad británica. Posteriormente deportados a Roatán, la mayor de las islas de la Bahía de Honduras, el pueblo garífuna se dispersó gradualmente a lo largo de la costa de la península de Honduras, Belice y Nicaragua y finalmente fundó el pueblo guatemalteco de Livingston en los primeros años del XIX.

Todavía gran parte de la comunidad garífuna de Livingston sigue conservando hoy las tradiciones culturales de sus habitantes afro-caribeños, entre las que destaca su lengua arahuaca. Como ocurre con los que viven en los otros países centroamericanos, casi todos los pueblos garífunas de Guatemala son bilingües o multilingües y hablan tanto el idioma oficial del país, español, como su lengua amerindia indígena. Aunque en su mayor parte sobre la base de arahuaco, la lengua garífuna también incluye elementos del francés, inglés, español y un pequeño número de palabras africanas. Profundamente influenciado por los europeos que estuvieron en contacto con su cultura durante su turbulenta historia, el vocabulario básico de la lengua garífuna en particular debería ser reconocible para los francófonos competentes. Los días de la semana, como Leindi (lunes), Wándaradi (viernes) y Samudi (sábado), por ejemplo, son indudablemente comparables a sus equivalentes franceses, Lundi, Vendredi y Samedi.

En cuanto a lo más destacado de la cultura musical garífuna, esta comunidad afro-caribeña escucha a los ritmos enérgicos y cautivadores del tambor primero y segundo del ritmo Punta. Naturalmente dotados en lo que respecta a la danza, los garífuna también participan en unos peculiares, y relativamente competitivos, concursos de baile chumba y hunguhungu en los que la mayoría del movimiento gira en torno a una rotación circular de la cadera. Igualmente dotados en la cocina, los garífunas también disfrutan de su cocina tradicional. Sus platos típicos comúnmente cuentan con plátanos verdes, como la Machuca, que combina la fruta en forma de puré con leche de coco y pescado frito y el Dharasa, una versión garífuna del tamal que aprovecha la versatilidad de la fruta para lograr un sabor dulce o amargo. Sin embargo, es el Ereba (pan de yuca) el alimento básico de la dieta garífuna y se sirve como acompañamiento de la mayoría de las comidas.

Cabe destacar que, gracias a la ingeniosa estrategia de escape de una multitud de esclavos del siglo XVII de África Occidental, los garífunas están claramente orgullosos de ser descendientes de esas personas valientes y reflejan este sentimiento a través de la preservación consciente de sus tradiciones culturales ancestrales.