Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Mexico » Lugares » Ciudades » Paquimé

Paquimé en México

Paquimé

Paquimé. Paquimé, también conocido como Casas Grandes, es un Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO situada en Chihuahua, al Norte de México.

Vocabulario

maravilla: wonder
de pronto: suddenly
vigilancia: surveillance
desierto : deserted
en adelante: henceforth
rastro: trace
ladrillo: brick
alcantarillado: sewage system
joyería: jewelry
ferrocarril: railroad, train
pintada: graffiti

Verbos

aparecer: to appear
pertenecer: to belong
fluir: to flow
constar: to consist
proteger: to protect
velar por: to look out for

Paquimé, también conocido como el de Casas Grandes, es una maravilla arquitectónica y nadie sabe muy bien cómo apareció allí. Una ciudad surgió hace 1000 años en las tierras secas que hoy pertenecen al estado de Chihuahua. Con el tiempo se hizo más grande y más rica y luego desapareció. A día de hoy no sabemos si fue abandonado lentamente o de pronto. Según una teoría, el pueblo de Paquimé entabló guerra con una tribu vecina y abandonó la ciudad como resultado. Otra teoría es que los habitantes la dejaron simplemente en busca de mejores oportunidades en otros lugares. Quiénes eran estas personas y qué idioma hablaban sigue siendo un misterio.

La Comunidad de Casas Grandes

La comunidad de Casas Grandes fue abandonada y está desierta desde 1450 en adelante. El primer contacto de los europeos tuvieron con Casas Grandes fue cuando el explorador español Francisco de Ibarra encontró las ruinas en 1565. Los perdidos habitantes no dejaron ningún rastro de documentación escrita, por lo que no está claro qué idioma hablaban. La gente ha estado visitando este sitio del patrimonio mundial de la UNESCO desde el siglo XIX.

Entre el 1130 y el 1300 de nuestra era, la gente comenzó a establecerse en el fértil valle por el que fluye el río San Miguel. Cada uno de los asentamientos tenía un patio en el centro y estaba rodeado por un muro de ladrillo. El asentamiento más grande de todos ellos era la Casas Grandes, también conocido como Paquimé. Casas Grandes tiene un complejo sistema de agua que consta de canales de agua para llegar a las casas, depósitos, un sistema de alcantarillado y un sistema subterráneo de drenaje. Los edificios están construidos con ladrillos de adobe hechos de arena, agua y arcilla mezclada con palos, paja y/o estiércol. Los constructores moldeaban los ladrillos usando las manos y luego los dejaban secar al sol.

Los antiguos habitantes de Casas Grandes solían ganarse la vida haciendo y vendiendo joyería, ornamentos y cerámica. Hoy en día, se valora a la cerámica de estilo paquimé como de la más alta calidad. Se puede identificar fácilmente ya que casi toda ella es de color blanco con un borde azul individualizado a lo largo de la parte superior pintado a mano.

La ciudad de Nuevo Casas Grandes se encuentra cerca de la propia Casas Grandes. Nuevo Casas Grandes es famosa por dos cosas: Por un lado por volver a popularizar la cerámica estilo Paquimé y por otro por tener una gran población mormona. A los mormones no se les permite consumir alcohol, té, café o algo que pueda resultar adictivo. Se supone que no mantienen relaciones sexuales fuera del matrimonio y el adulterio es considerado como un delito grave. La comunidad mormona en Nuevo Casas Grandes es la segunda en México.

Preservar el Monumento

Después de la instalación de una línea de ferrocarril a mediados de la década de 1800, se produjo un importante incremento de las visitas a las ruinas de Casas Grandes. Un aumento en la llegada de turistas llevó a un gran aumento de las pintadas y el vandalismo. En 1892, el presidente mexicano decidió proteger una gran parte del terreno que rodea Casas Grandes como reserva cultural. También empleó a un cuidador en el lugar para que velase por las antiguas ruinas noche y día. Se realizaron algunos trabajos de reparación extensiva y se cubrió Casas Grandes con un techo de hierro corrugado para prevenir más daños causados por el clima. En 1918, el presidente de México declaró la Casas Grandes Monumento Nacional.

Photo by pulverem reverteris