Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Mexico » La Sociedad Mexicana » Comida » Tomate

La Historia del Tomate

Tomate

El Tomate. La historia del tomate se remonta unos 1.300 años, a la civilización azteca del antiguo México.

Vocabulario

estrecho: close
suelo: land
fruto: fruit
cereza: cherry
belladona: nightshade
venenoso: poisonous
toque: touch
merienda-cena: snack-dinner
guiso: stew
lujo: luxury

Verbos

esperar: to expect
llamar: to name
disfrutar: to enjoy
aderezar: to season
valorar: to appreciate

El Tomate y su Origen en México

A pesar de su estrecha asociación con la cocina mediterránea en los tiempos modernos, el tomate no tiene su origen en suelo italiano, como mucha gente cree, sino que se remonta unos 1.300 años, a la civilización azteca del antiguo México. Inicialmente conocido como tomatl en la lengua náhuatl, el entonces silvestre fruto de tomate no sólo era el centro de la muy nutritiva dieta de los aztecas, sino que se creía que la persona que consumiese algunas de las semillas minúsculas de este fruto supuestamente recibiría poderes divinos. Aunque continuaron siendo un secreto mexicano, centro y suramericano durante cientos de años, fue el conquistador español Hernán Cortés, al tomar el control de Tenochtitlán (actual Ciudad de México) en 1521 , quien cambió el futuro del tomate para siempre. Se cree que habiendo transportado las preciosas semillas del fruto a las costas europeas, Cortés nunca hubiese esperado que el tomate se convertiría en uno de los ingredientes más utilizados en el mundo.

Aunque había sido disfrutado por los antiguos habitantes indígenas de México durante siglos antes de la llegada de los conquistadores y colonizadores españoles, gracias a su refrescante sabor jugoso y su forma redonda, el tomate amarillo se utilizó principalmente como una forma de decoración cuando se empezó a cultivar en Europa. Extrayendo el jugo de los tallos y las hojas de tomate, los médicos europeos usaron el tomate para tratar algunas enfermedades de la piel del siglo XVI. Como objeto de la curiosidad de los botánicos y como tratamiento médico en lugar de como inspiración culinaria, la planta de tomate tendría que esperar otros 200 años hasta que finalmente llegó a ser apreciada por los paladares de Europa del norte.

El Tomate en la Cocina Mexicana

Aclamado por su versatilidad y por la facilidad de sus condiciones de crecimiento, los tomates se encuentran ahora en el corazón de una gran cantidad de platos que todo el mundo adora; la cocina mexicana no es una excepción. El lugar de nacimiento de este ingrediente tan internacionalmente valorado, México, ofrece a sus visitantes una gran variedad de recetas que dependen del "toque" de la roja salsa a base de tomate para conferirles su sabor. Desde chilaquiles hasta los huevos divorciados o tacos, la comida mexicana se acompaña con frecuencia de la salsa de color rojo sin importar la hora del día. Mientras los chilaquiles y los huevos divorciados son recetas de desayuno y almuerzo que se sirven respectivamente sus tortillas de maíz (poco fritas) y dos huevos fritos con la popular salsa, los tacos incorporan el, a menudo picante, aderezo en los bordes desbordantes de una tortilla doblada para una merienda-cena mexicana. Igualmente disfrutados en su forma fresca, tomates también son fundamentales para los guisados ​​mexicanos, sopas y ensaladas. Un guiso de carne caliente, que cambia ligeramente dependiendo de la ubicación geográfica y la que se sirve típicamente para la comida del mediodía mexicano, los guisados ​​dependen de la inclusión de tomates frescos por su alto valor nutricional.

El viejo tomate, desde su origen local y sus características sobrenaturales, no es ya ese lujo reservado sólo para los aztecas, sino un producto altamente valorado en todo el mundo y que ha transformado la naturaleza de la cocina en los tiempos contemporáneos.