Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Colombia » Naturaleza en Colombia » Isla Gorgona

Isla Gorgona

Isla Gorgona

Isla Gorgona es una pequeña isla de Colombia en el Océano Pacífico. La isla funcionó como prisión hasta 1985, cuando se convirtió en un Parque Natural.

Vocabulario

Fragata real: Royal fregate (bird)
Mono: Monkey
Tortuga marina: Sea turtle
Multitud: Masses
Rincón: Corner
Lagarto: Lizard
Ballena jorobada: Humpbackwhale
Perezoso: Sloth
Serpiente: Snake
Toque de queda: Curfew

Verbos

Revestir: To sheathe, to cover
Despertar interés: To awake interest
Absorber: To incorporate
Inscribirse: To book
Arrastrar: To tow, to drag

De la fragata real con su bolsa roja a los monos capuchinos de cara blanca pasando por el  majestuoso deslizamiento de las tortugas marinas, Isla Gorgona y sus hábitats marinos circundantes están llenos de una increíble diversidad de vida silvestre. Situada a 50 kilómetros de la costa del Pacífico sur colombiana la isla, de 25km2 puede ser pequeña en tamaño, pero es innegable que es rica en historia habiendo dado la bienvenida, sucesivamente, a los conquistadores, a los presos y a los turistas a sus costas densamente revestidas de selva tropical. Apropiadamente llamada Isla Gorgona por Francisco Pizarro en 1527, debido a las similitudes entre los monstruos de pelo de serpiente de la mitología griega y el descubrimiento de una multitud de serpientes en la isla por los españoles, el popular destino turístico de hoy en día se valora ahora mucho más que por estos reptiles de sangre fría. Ya sea mirando hacia el cielo, mirando hacia el bosque o con la mirada perdida en el océano, los visitantes amantes de los animales podrán sentirse asombrados por las intrigantes, y muchas veces endémicas, especies de fauna silvestre que se encuentran en cada rincón de la isla.

A pesar del nombre que alguna vez infundió temor en sus habitantes, ya que fue la sede de una prisión de máxima seguridad durante casi 25 años (1960-1984), la isla de Gorgona produce ahora una muy impresión diferente, y sin duda más positiva, un conjunto de emociones en sus visitantes. Con apenas un rastro de la olvidada vida penitenciaria y la mayoría de los edificios de la prisión simplemente absorbidos por la maleza forestal, toda la atención ahora gira en torno a la espectacular fauna terrestre de la isla. Después de haber alcanzado el refugio de vida silvestre de Colombia en barco, los turistas no tendrán que ir muy lejos en compañía de su guía para fijar sus ojos en pelícanos de aspecto orgulloso, piqueros de patas azules y perezosos abrazados a los árboles. Con más de 147 especies de aves, los cielos de la Gorgona están igualmente llenos de las alas que agitan numerosos amigos con plumas como el endémico, coronado de negro, Batará, el Mielero de patas rojas y el Platanero de pecho amarillo. En cuanto a los reptiles que le inspiraron a Pizarro el nombre de la isla hace casi cinco siglos, las serpientes de Isla Gorgona siguen siendo abundantes, pero, gracias a los cuidadosos procedimientos de seguridad en el lugar, incluido el suministro de botas de goma, la presencia constante de guías expertos y un toque de queda por la noche, los visitantes pueden explorar todos los rincones de la isla completamente a gusto y seguros.

Más allá de los límites de la selva poderosa, y en grandes profundidades de los océanos, los turistas que deseen contemplar un mundo submarino verdaderamente extraordinario deben inscribirse en las numerosas sesiones de buceo que se ofrecen. Saludados por las miradas de los peces loro de color vibrante, las manta-rayas y pulpos suavemente pulsantes al acecho cerca del mayor banco de coral del Pacífico colombiano, los buzos se encuentran fascinados por la enorme magnitud de las especies marinas que los rodean. Igualmente cautivantes y visibles desde la comodidad de una lancha a motor son los destellos de las marsopas y los delfines, ya que se elevan por encima de las olas. Sin embargo, de vuelta en tierra firme, lo más destacado para los amantes de la tortuga tiene que ser el inolvidable espectáculo de las criaturas de caparazón duro que se arrastran hacia las costas de la isla para poner sus preciosos huevos.

Después de haber hecho una reserva previa y con el permiso necesario a mano, los visitantes de la isla de Gorgona, Patrimonio de la Humanidad, sin duda, sentirán un gran placer al contemplar y observar algunas de las especies de fauna silvestre con más encanto y más raras del mundo.

Imagen whltravel