Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Cultura » Puerto Rico » Lugares » Parques » Caja de Muertos

Isla Caja de Muertos

Isla Caja de Muertos

Caja de Muertos. Un nombre aparentemente extraño para una isla tan hermosa, la isla de Caja de Muertos está envuelta en una leyenda muy emotiva.

Vocabulario

Oasis: Haven
Arena: Sand
Largo: Length
Ancho: Width
Nidificación: Nesting
A largo plazo: Long-term
Ataúd: Coffin
Paradisíaco: Idyllic
Cardumen: Shoal
Martín pescador: Kingfisher

Verbos

Provocar: To cause
Envolver: To involve
Bautizar: To baptise
Cuajar: To jell

Garantizar: To guarantee

A pesar de que provoca instantáneamente la curiosidad debido a su inusual nombre, la isla de Caja de Muertos, ubicada a 8 kilómetros al sur de la costa caribeña de Puerto Rico, da la bienvenida a los visitantes a un oasis de la verdadera tranquilidad en el que aguas de un azul turquesa bañan suavemente sus blancas playas de fina arena. Aunque mide tan sólo 4’5 km de largo y unos 800 metros de ancho, la ahora deshabitada isla “Coffin Island”, como se la conoce en inglés, ha sido un lugar de gran intriga a lo largo de siglos por haber sido un exótico hogar de piratas, marineros y colonos españoles por igual. Ahora es un popular destino turístico debido a sus hermosas playas, rutas verdes de senderismo y fauna espectacular, Caja de Muertos puede ser pequeña en tamaño, pero no lo es en atracciones.

Coffin Island

Un nombre aparentemente extraño y morboso para una isla tan hermosa, la isla de Caja de Muertos está envuelta en una leyenda muy extendida y muy emotiva. Después de la trágica muerte de su amante, de origen vasco, supuestamente asesinada por disparos mientras estaba a bordo de su navío, el pirata portugués del XIX José Almeida, colocó el cuerpo de su amada en un ataúd sellado de cobre y lo depositó en una cueva de una isla desierta cerca de la ciudad portuaria puertorriqueña de Ponce. Tras descubrir el ataúd aún intacto muchos años más tarde, un ingeniero español bautizó acertadamente la isla Caja de Muertos y el nombre ha cuajado desde entonces. Aunque es menos emocionante, pero tal vez más realista, una historia alternativa es que el misionero y escritor francés del siglo XVIII, Jean Baptiste Labat, llamó a la isla Coffre à Mort porque su forma alargada recuerda la de un ataúd.

Llegando en ferri a través de la extensión azul del mar, los ojos excitados de los turistas se ven de inmediato, y con razón, atraídos por las paradisíacas playas de arena blanca de Caja de Muertos. Con la perspectiva de pasar unos días de ocio disfrutando de un clima tropical envidiable, los visitantes disfrutan el descanso perfecto. Sin embargo, eso no quiere decir que los más enérgicos quedarán insatisfechos. Caminatas por senderos flanqueados de cactus al faro, bucear entre cardúmenes palpitantes o navegar en kayak a lo largo de las aguas tranquilas y poco profundas de la costa de la isla caribeña, son invitaciones para los turistas activos de explorar la tierra y el mar. Con sus espectaculares vistas de la isla exuberante paisaje y el aparentemente interminable mar azul más allá, el faro del siglo XIX de  Caja de Muertos es un destino favorito de los turistas debido a su protagonismo en una isla que, por otro lado está escasamente edificada.

Dejando a un lado el relax y la exploración, la isla Caja de Muertos y su entorno marino atrae a los amantes de los animales con la presencia de una gran cantidad de especies fascinantes: iguanas de cola azul, tortugas laúd o delfines… la extraordinaria fauna por sí sola vale una visita a esta isla de Puerto Rico. Cruzando el cielo en todo su esplendor colorido, la fragata de pecho rojo y el martín pescador azul son sólo dos ejemplos de la impresionante variedad de especies de aves en peligro de extinción que se encuentran en este refugio para la vida silvestre.

Un destino de postal que ofrece sol y mar todo el año, la isla Caja de Muertos garantiza a los visitantes un descanso inolvidable y muy necesario lejos del ajetreo de la vida de la ciudad.