We use cookies to improve the user experience of our website. Cookie Get More Information

Home » Language Resources » Spanish Literature » Library » Lope de Vega

Lope de Vega

Félix Lope de Vega es el máximo exponente del teatro de los siglos de Oro. La gran cantidad cantidad de obras que compuso le valió el sobrenombre del Fénix de los Ingenios. Nació en Madrid el 25 de Noviembre de 1562, Desde pequeño tuvo facilidad para las letras. Cursó estudios en la Universidad de Salamanca y en la de Alcalá.
Su vida íntima estuvo llena de relaciones amorosas, que luego conocía toda la corte por la gran difusión de sus coplas y versos. A pesar de ello nunca dejó de escribir, y a los 41 años ya llevaba el impresionante número de 219 obras publicadas.
En 1614 se ordenó sacerdote, pero por la presión de su público, que continuaba demendando sus obras, continuó escribiendo. Su situación económica se estabilizó y conoció a Marta de Nevares, que era una mujer casada. Apareció en sus poemas con el sobrenombre de Amarilis unas veces y Marcia Leonarda otras.
El 27 de agosto de 1635 murió en Madrid sumido en una depresión. Madrid entero conmocionado salió en procesión en su entierro.
En cuanto a su obra teatral llegó a escribir 1500 obras, algunas de ellas perdidas en la actualidad. Fue el creador del teatro nacional, y el creador de la figura del gracioso, que acompaña al personaje principal y le da un alto contenido humano.
La estructura de sus obras no se atienen a la regla de las tres unidades expuesta por Aristóteles. Solamente se sujeta a la de la unidad de acción. Las otras dos reglas, de tiempo y de lugar, le resultan imposibles porque en muchas de sus obras trata temas históricos y no los puede representar de un modo tan estricto.
Sus obras son polimétricas, de forma que puede adecuar las diferentes medidas a los temas que esta tratando. Usa el romance o la redondilla en los temas amorosos y los tercetos para los temas graves. El lenguaje se vuelve claro y sencillo en sus textos. Para él no se debe usar un lenguaje artificioso e incompresible, sino que el lenguaje se debe adecuar al personaje que lo dice.

Obras:

Otros Autores