We use cookies to improve the user experience of our website. Cookie Get More Information

Home » Language Resources » Spanish Literature » Library » Theatre » La Vida es Sueño

La Vida es Sueño. Page 11

Spanish Literature: Calderón de la Barca
CLOTALDO:	No ha sido
		vida la que yo te he dado;
		porque un hombre bien nacido,
		si está agraviado, no vive;
		y supuesto que has venido
		a vengarte de un agravio,
		según tú propio me has dicho,
		no te he dado vida yo,
		porque tú no la has traído;
		que vida infame no es vida.
		(Bien con aquesto le animo).
Aparte
ROSAURA:	Confieso que no la tengo,
		aunque de ti la recibo;
		pero yo con la venganza
		dejaré mi honor tan limpio,
		que pueda mi vida luego,
		atropellando peligros,
		parecer dádiva tuya.
CLOTALDO:	Toma el acero bruñido
		que trujiste; que yo sé
		que él baste, en sangre teñido
		de tu enemigo, a vengarte;
		porque acero que fue mío
		--digo este instante, este rato
		que en mi poder le he tenido--,
		sabrá vengarte.
ROSAURA:	En tu nombre
		segunda vez me le ciño.
		Y en él juro mi venganza,
		aunque fuese mi enemigo
		más poderoso.
CLOTALDO:	¿Eslo mucho?
ROSAURA:	Tanto, que no te lo digo,
		no porque de tu prudencia
		mayores cosas no fío,
		sino porque no se vuelva
		contra mí el favor que admiro
		en tu piedad.
CLOTALDO:	Antes fuera
		ganarme a mí con decirlo;
		pues fuera cerrarme el paso
		de ayudar a tu enemigo.
		(¡Oh, si supiera quién es!)
Aparte
ROSAURA:	Porque no pienses que estimo
		tan poco esa confïanza,
		sabe que el contrario ha sido
		no menos que Astolfo, duque
		de Moscovia.
CLOTALDO:	(Mal resisto
Aparte
		el dolor, porque es más grave,
		que fue imaginado, visto.
		Apuremos más el caso).
		Si moscovita has nacido,
		el que es natural señor,
		mal agraviarte ha podido;
		vuélvete a tu patria, pues,
		y deja el ardiente brío
		que te despeña.
ROSAURA:	Yo sé
		que aunque mi príncipe ha sido
		pudo agraviarme.
CLOTALDO:	No pudo,
		aunque pusiera, atrevido,
		la mano en tu rostro. (¡Ay, cielos!)
ROSAURA:	Mayor fue el agravio mío.
CLOTALDO:	Dilo ya, pues que no puedes
		decir más que yo imagino.
ROSAURA:	Sí dijera; mas no sé
		con qué respeto te miro,
		con qué afecto te venero,
		con qué estimación te asisto,
		que no me atrevo a decirte
		que es este exterior vestido
		enigma, pues no es de quien
		parece. Juzga advertido,
		si no soy lo que parezco
		y Astolfo a casarse vino
		con Estrella, si podrá
		agraviarme. Harto te he dicho.
Vanse ROSAURA y CLARÍN
CLOTALDO:	¡Escucha, aguarda, detente!
		¿Qué confuso laberinto
		es éste, donde no puede
		hallar la razón el hilo?
		Mi honor es el agraviado,
		poderoso el enemigo,
		yo vasallo, ella mujer;
		descubra el cielo camino;
		aunque no sé si podrá,
		cuando, en tan confuso abismo,
		es todo el cielo un presagio,
		y es todo el mundo un prodigio.
Vase CLOTALDO
FIN DEL PRIMER ACTO