We use cookies to improve the user experience of our website. Cookie Get More Information

Home » Language Resources » Spanish Literature » Library » Theatre » La Vida es Sueño

La Vida es Sueño. Page 13

Spanish Literature: Calderón de la Barca
BASILIO:	Clotaldo, muy justa es esa
		duda que tienes, y quiero
		sólo a vos satisfacerla.
		A Segismundo, mi hijo,
		el influjo de su estrella,
		--vos lo sabéis--, amenaza
		mil desdichas y tragedias;
		quiero examinar si el cielo
		--que no es posible que mienta,
		y más habiéndonos dado
		de su rigor tantas muestras,
		en su crüel condición--
		o se mitiga, o se templa
		por lo menos, y, vencido,
		con valor y con prudencia
		se desdice; porque el hombre
		predomina en las estrellas.
		Esto quiero examinar,
		trayéndole donde sepa
		que es mi hijo, y donde haga
		de su talento la prueba.
		Si magnánimo se vence,
		reinará; pero si muestra
		el ser crüel y tirano,
		le volveré a su cadena.
		Agora preguntarás,
		que para aquesta experiencia,
		¿qué importó haberle traído
		dormido de esta manera?
		Y quiero satisfacerte,
		dándote a todo respuesta.
		Si él supiera que es mi hijo
		hoy, y mañana se viera
		segunda vez reducido
		a su prisión y miseria,
		cierto es de su condición
		que desesperara en ella;
		porque, sabiendo quién es,
		¿qué consuelo habrá que tenga?
		Y así he querido dejar
		abierta al daño esta puerta
		del decir que fue soñado
		cuanto vio. Con esto llegan
		a examinarse dos cosas;
		su condición, la primera;
		pues él despierto procede
		en cuanto imagina y piensa;
		y en consuelo, la segunda,
		pues, aunque agora se vea
		obedecido, y después
		a sus prisiones se vuelva,
		podrá entender que soñó,
		y hará bien cuando lo entienda;
		porque en el mundo, Clotaldo,
		todos lo que viven sueñan.
CLOTALDO:	Razones no me faltaran
		para probar que no aciertas;
		mas ya no tiene remedio;
		y, según dicen las señas,
		parece que ha despertado
		y hacia nosotros se acerca.
BASILIO:	Yo me quiero retirar;
		tú, como ayo suyo, llega,
		y de tantas confusiones
		como su discurso cercan,
		le saca con la verdad.
CLOTALDO:	¿En fin, que me das licencia
		para que lo diga?
BASILIO:	Sí;
		que podrá ser, con saberla,
		que, conocido el peligro,
		más fácilmente se venza.
Vase el rey BASILIO y sale CLARÍN