Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Recursos Linguísticos » Literatura Española » Historia » Cantar del Mío Cid

El Cantar del Mío Cid

El Cantar del Mío Cid

Es el más antiguo poema épico español. Se basa en la historia de un guerrero medieval del reinado de Alfonso VI (rey de Castilla entre 1072 y 1109). Rodrigo Díaz de Vivar "El Cid" (1043 - 1099) que como personaje histórico fue un mercenario que luchó unas veces del lado cristiano y otras del lado musulmán durante la Reconquista, y que logró conquistar el Reino de Valencia, que estaba en manos de los árabes. Logró gran reputación en las batallas, lo que le valió el sobrenombre de al-Sidi = el Cid, "el señor".

Se convirtió en leyenda cuando los juglares empezaron a cantar sus gestas trayendo noticias de aquellos sucesos históricos.

En este poema se nos cuenta el viaje de destierro que sufre el Cid por obligar a su rey, Alfonso, a jurar que no había tenido nada que ver en el asesinato de su hermano Sancho II de Castilla (Zamora, 1072). Las cortes se reunieron en la Iglesia de Santa Gadea de Burgos y allí se realizaron los juramentos. Después de jurar sobre la Biblia el rey destierra al Cid de los territorios castellanos. Aquí arranca el "Cantar del destierro":

De los sos ojos | tan fuerte mientre lorando
tornava la cabeça | y estava los catando.
Vio puertas abiertas | e uços sin cañados,
alcandaras vazias | sin pielles e sin mantos

e sin falcones e sin adtores mudados.
Sospiro mio Çid | ca mucho avie grandes cuidados.
Fablo mio Çid | bien e tan mesurado:
«¡Grado a ti, señor, | padre que estas en alto!
¡Esto me an buelto | mios enemigos malos!

El Cantar de Mío Cid se divide en tres partes:

  1. Cantar del Destierro, que narra desde el destierro del Cid hasta la conquista de Valencia.
  2. Cantar de las Bodas, que narra las bodas de sus hijas con los infantes de Carrión.
  3. La afrenta de Corpes, que narra la vejación de sus hijas por sus maridos y la posterior venganza del Cid.

Problemas de Autoría

El cantar de Mío Cid está firmado por Per Abbat, pero este es en el manuscrito que se conserva. Se supone que el Cantar fue compuesto por dos poetas: uno que era de la zona de Gormaz y otro de Medinaceli. Según Menéndez Pidal, se atribuye al poeta de San Esteban de Gormaz la primera parte y la estructura general de la obra, mientras que al segundo se le debe el haberla completado. A pesar de ello, al tratarse de literatura oral, el cantar sufrió muchas alteraciones hasta su forma final, que es la recogida por Pedro el Abad en el siglo XIII ("en era de mill e CC XLV años").

Otra de las teorías nos habla de un solo autor, entendido en leyes, que hubiera estudiado en alguna ciudad de Francia, de ahí la influencia francesa en el poema, y que supo dar forma artística a unas bases documentales de carácter histórico que él conocía.

Estructura interna 

El Cantar de Mío Cid se caracteriza por el anisosilabismo: los versos del poema no tienen medida fija y están divididos en dos hemistiquios cuyas medidas también varían. Normalmente los versos siguen el esquema silábico de la frase española.

Los versos se agrupan en estrofas llamadas tiradas en las que el número de aquellos varía desde los tres hasta los cien versos. Se derivan de las jornadas de recitación que hacían los juglares.

El tema de el poema es el honor. A lo largo del poema se suceden las pérdidas del honor en dos ocasiones (destierro, afrenta de Corpes) y las sucesivas recuperaciones de él por parte del Cid hasta la conquista de Valencia y las bodas de sus hijas con los herederos de Aragón y Navarra. Es el culmen de la obra. No se puede aspirar a más.

Realismo en el poema 

El personaje del Cid Campeador es histórico. Tenemos la Historia Roderici, y el Carmen Campidoctoris, que así lo demuestran. Pero el creador de la obra elaboró una obra de ficción llena de realismo. La verosimilitud narrativa de la obra huye de lo fabuloso y lo legendario para centrarse en el realismo y hacer la obra creíble.

Además de este Cantar existe todo un ciclo de romances dedicados al Cid que nos ayudan a reconstruir su historia, además de los textos documentales arriba mencionados.