don Quijote

Laura Esquivel

Laura Esquivel. Laura Esquivel es una escritora mexicana fundamentalmente conocida por su popular novela de 1989 "Como agua para chocolate".

Laura Esquivel (nacida en Ciudad de México en 1950) es una escritora mexicana fundamentalmente conocida por su popular novela de 1989 “Como agua para chocolate”. La novela fue llevada al cine en 1994 y se convirtió en una de las películas extranjeras de mayor éxito de todos los tiempos en los Estados Unidos. Ha escrito películas infantiles, cuentos y varias novelas, muchas de las cuales ofrecen a los lectores una visión de un mundo similar al nuestro, pero en el que repentinamente la magia pone de relieve una historia que de otro modo habría sido realista. Sus novelas suelen explorar conceptos creativos en la narración, entre los que se cuentan ilustraciones, recetas de cocina y un CD musical.

Laura Esquivel descubrió su vocación de escritora en la década de los 70, mientras trabajaba de profesora de una escuela infantil donde disfrutaba escribiendo obras de teatro para sus jóvenes alumnos. El trabajo se adaptaba perfectamente a su formación académica, ya que había estudiado educación y drama con un enfoque especial hacia el teatro infantil. Más tarde, tomó clases de la escritura de guiones, una experiencia que tendría un impacto fundamental en su vida. Su maestro, Alfonso Arau, con experiencia en la dirección y en la actuación, era muy conocido para el público estadounidense por sus papeles excéntricos y sus estereotipadas creaciones de villanos cómicos o de capos de la droga colombianos amante de la diversión en películas de Hollywood como “Tras el corazón verde” y “Los tres amigos”. Esquivel y Arau se casarían poco después y colaborarían en proyectos de éxito, el primero de los cuales fue “Chido Guan, el tacos de oro”, una película sobre un joven jugador de fútbol que debe desafiar las enormes probabilidades en su contra para ayudar a su equipo a lograr a la victoria. Esquivel escribió el guión y Arau dirigió la película, que terminó ganando el prestigioso premio Ariel en 1985.

COMO AGUA PARA CHOCOLATE

Poco después del éxito relativo de la pareja con Chido Guan, Laura Esquivel se puso a trabajar en la escritura de su primera novela titulada “Como agua para chocolate”, una expresión que se refiere al agua hirviente que se utiliza para hacer chocolate, que a su vez alude a una situación acalorada que ha llegado a un punto de ruptura. El inteligente uso en el título de una lengua llena de sabor para captar el tono de la novela preludia las referencias a alimentos y el simbolismo culinario presente en todo el libro, que se publicó en México en 1989. Más tarde escribió la adaptación de la novela para la  versión cinematográfica, trabajando de nuevo con su esposo, Alfonso Arau, que la dirigió. En 1994, la película y la traducción al inglés del libro se presentaron en EE.UU. Las audiencias estadounidenses quedaron encantadas con la historia, una historia agridulce del amor que celebra los familiares y tal vez nostálgicos aromas y los sabores de la cocina casera y que hace uso de la magia y el humor para explorar las relaciones y las emociones como las que inspiran los celos entre hermanas. El libro presenta a los lectores una nueva receta, tentadora y fresca, al principio de cada capítulo donde los ingredientes picantes marcan la pauta del desarrollo de los personajes y los giros de la trama. La historia nos convence de manera efectiva de que la cocina hecha de corazón puede hacer que el mundo sea un lugar más amable, en el sentido literal de la palabra. La novela se convirtió rápidamente en un best-seller y ganó el premio de Libro del Año de los libreros americanos. Se ha traducido a más de treinta idiomas.

La siguiente, y muy esperada, novela de Esquivel, la histórica y futurista “La ley del amor”, es una empresa ambiciosa ya que intenta nada menos que explicar las leyes del Universo a través del contexto de la ciencia ficción y de la ficción histórica. La historia tiene lugar principalmente en el siglo XXIII, donde los personajes se ocupan en recordar sus vidas pasadas y perdonar a sus enemigos con la esperanza de poder existir en armonía con el orden cósmico. Otros libros de Laura Esquivel son “Tan veloz como el deseo” (2001), una historia sincera de un telegrafista (un homenaje al padre de Esquivel, también operador de telégrafo), quien, irónicamente, debe aprender la importancia vital de la comunicación, y "Malinche", inspirada libremente en hechos históricos sobre la relación entre el conquistador español Hernán Cortés y la mujer que primero le sirvió de traductora y más tarde se convirtió en su amante. Sus novelas suelen tratar el tema del destino, mostrando la capacidad o incapacidad de los personajes para controlar su destino.

Más recientemente, Esquivel ha entrado en la política al obtener un escaño en el Concejo Local de la Ciudad de México. Esperemos que, para los fans de la ficción mágica, todavía encuentra tiempo para continuar dándonos destellos maravillosos con su particular visión del mundo a través de la imaginería sensual que ella utiliza de forma tan natural tejiendo cuentos apasionados y espirituales rellenos de una deliciosa mezcla de sabores y emociones audaces.