Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Recursos Linguísticos » Literatura Española » Biblioteca » La Araucana

La Araucana

La Araucana

La Araucana está considerado el primer poema épico de Latinoamérica. Narra las guerras entre los españoles y los mapuches en Chile. Su autor, Alonso de Ercilla, fue un soldado que participó en dichas guerras y que, anteriormente, fue paje en la corte de Felipe II, lo que implicaba que tuviese unos estudios superiores al resto de los conquistadores, lo que le permitió narrar dichas guerras con un verdadero estilo artístico.

Alonso de Ercilla llegó a Chile en una expedición de refuerzo comandada por el nuevo gobernador nombrado para la zona: García Hurtado de Mendoza.

La trama de la Araucana se estructura en tres partes publicadas en España en tres fechas diferentes, 1569, 1578 y 1589. En la obra se mezclan los hechos históricos con los fantásticos: desde la ejecución del conquistador Pedro de Valdivia hasta un viaje aéreo que realiza el autor gracias a un hechicero indio, lo que le permite observar desde el aire lo que pasa en Europa, incluida la batalla de Lepanto.

Una de las narraciones de la Araucana es la búsqueda que hace una mujer india del cadáver de su hombre entre los muertos en la batalla. Es una auténtica loa al valor de los guerreros y muestra el carácter humanista de Ercilla.

Aunque fue precedida por otras obras que narraban la conquista de América y las batallas contra los indígenas, como los Naufragios de Cabeza de Vaca o la Historia de la Conquista de Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, La Araucana se diferencia de ellas en que el autor busca un verdadero estilo poético. Se ve la influencia del poema Orlando Furioso de Ariosto, y también de autores clásicos como Julio César o Sexto Pompeyo, que narraban los sucesos recién acaecidos.

Como objetivos de la obra podemos señalar que Ercilla la compuso "...por el agravio que algunos españoles recibirían quedando sus hazañas en perpetuo silencio, faltando quien las escriba; no por ser ellas pequeñas, pero porque la tierra es tan remota y apartada y la postrera que los españoles han pisado por la parte del Perú, que no se puede tener della casi noticia, y por el mal aparejo y poco tiempo que para escribir hay con la ocupación de la guerra, que no da lugar a ello;…” (Alonso de Ercilla). Pero, aparte de este ensalzamiento del soldado español, hay también una admiración oculta por el mapuche.

Miguel de Cervantes, en Don Quijote de la Mancha, pone en boca del cura su propia admiración por La Araucana que, según él, es uno de “los mejores (libros) que en verso heroyco en lengua castellana están escritos”. (Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, I, cap VI).