Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Recursos Linguísticos » Literatura Española » Biblioteca » El Modernismo

El Modernismo: Rubén Darío

El Modernismo

A caballo entre los siglos XIX y XX, el Modernismo irrumpe en el panorama de las letras latinoamericanas y españolas. Este movimiento literario tiene grandes influencias del Romanticismo, del Parnasianismo y del Simbolismo, y busca su inspiración en los modelos europeos a los que admira.

Es un movimiento que se rebela contra lo burgués, buscando un refinamiento aristocrático en el contenido y un preciosismo literario en la forma, renovando la métrica de la poesía en español al aproximarla a las formas clásicas latinas. Podemos decir que el Modernismo es la expresión en las letras en español de la crisis tanto espiritual como literaria de finales del siglo XIX y de la forma de vida de ese momento histórico.

Los temas del Modernismo buscan la soledad, la sensualidad, el amor, el erotismo, y se plasman en la idealización de la mujer. Hacen una defensa del indigenismo y de lo hispano, un pasado que le da armonía y cohesión a su mundo. El exotismo en la poesía modernista es fundamental y se muestra a través del lenguaje: nombres de flores exóticas como el loto o la magnolia; materiales como la seda o la porcelana; las piedras preciosas como el jade, la esmeralda, el rubí; nombres de lugares exóticos o mitológicos; los cultismos y galicismos; todo ello crea un clima aristocrático y a veces decadente.

El escritor más emblemático del Modernismo fue el nicaragüense Rubén Darío, probablemente el autor más influyente de dicho movimiento. Su actividad profesional, primero como periodista y más tarde como diplomático, le permitió viajar por diversos países. Así recibió las influencias del Romanticismo francés, en especial de Víctor Hugo, aunque también recibió a los parnasianos como Gautier y a los simbolistas, sobre todo Paul Verlaine.

En 1898, año fundamental para la historia de España, Darío llega a Barcelona. Durante su estancia en suelo español, el poeta despertó la admiración de un grupo joven de modernistas que pasarían a la historia de la literatura española. Entre ellos se encontraban Juan Ramón Jiménez, Ramón María del Valle-Inclán y Jacinto Benavente.

Desde España parte a Francia para visitar la Exposición Universal de París en 1900, y es en esta ciudad donde coincide con el joven poeta español Antonio Machado, admirador de la obra de Darío. No es de extrañar que Rubén Darío haya sido uno de los poetas más influyentes del primer tercio de siglo en España.

Al estallar la I Guerra Mundial Rubén Darío regresó a su América natal en un intento de defender el pacifismo. Viajó por diferentes países hasta que en 1916 regresó a Nicaragua, donde fallecería en febrero de dicho año.

Sus obras fundamentales son Azul (1888), Prosas Profanas (1896) y Cantos de Vida y Esperanza (1905).