Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Recursos Linguísticos » Literatura Española » Biblioteca » Sor Juana Inés de la Cruz

Sor Juana Inés de la Cruz

Sor Juana Inés de la Cruz

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, es una de las mayores poetisas mejicanas del Barroco novohispano. Su producción artística es tan ingente que se le dio el sobrenombre de “El Fénix de América”. Escribió en verso y en prosa y cultivó el teatro, la lírica y la narrativa.

Desde muy joven tuvo interés por la lectura y la escritura, lo que la llevó a ordenarse monja para poder dedicarse por completo a la escritura. Estuvo bajo el mecenazgo de los marqueses de La Laguna, que eran los Virreyes de Nueva España en su época.

Su obra, tanto religiosa como profana, sintetiza el final del Barroco español, con influencias del conceptismo de Francisco de Quevedo o Calderón de la Barca y del Culteranismo de Góngora, sobre todo en su obra lírica.

Escribió una cantidad importante de obras teatrales, entre las que destacamos la comedia Los Empeños de una Casa, que en algunos de sus pasajes nos recuerda a las comedias de Lope de Vega. También destacamos una serie de Autos Sacramentales que compuso para ser interpretados en la corte española.

Son famosos unos poemillas, llamados Enigmas, escritos por encargo de la Condesa de Paredes, otra de sus mecenas, que ponían a prueba el ingenio del lector. Estaban destinados a unas monjas portuguesas muy aficionadas a la obra de Sor Juana y con las que mantenía correspondencia. Estas monjas hicieron copias manuscritas de estos poemas y dichas copias fueron halladas en 1968 en la Biblioteca de Lisboa, lo que ha permitido que se conserven hasta hoy.

Probablemente su obra más importante es Primero Sueño, que según ella es la única obra que escribió por propio placer, ya que el resto de su obra siempre fue escrita por encargo del mecenas del momento. Es un poema largo de 975 versos, el más largo de su producción. Tiene un tema recurrente en la literatura sorjuanina: la capacidad intelectual del ser humano y su imposibilidad de comprender toda la creación. Este es un tema sencillo, pero complicado en su barroca presentación. Ella lo concibe como un homenaje a las Soledades de Góngora. En el poema ya se presagian influencias de la Ilustración, como la prevalencia de la razón frente al mito y la victoria del Día sobre la Noche.

Otras obras de ella son:
- Neptuno Alegórico
- Carta Atenagórica
- Respuesta a Sor Filotea de la Cruz
Entre otras muchas producciones de loas, villancicos, poesía amorosa, etc.

Sor Juana Inés de la Cruz murió a la temprana edad de 43 años, el 17 de abril de 1695, cuando una epidemia asoló el convento, causando un 90% de mortandad entre las hermanas. Sus supuestos restos fueron hallados durante unas obras en Ciudad de México, aunque no se ha podido demostrar que fueran de ella a ciencia cierta.