Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Recursos Linguísticos » Literatura Española » Historia » Cantar del Mío Cid » Mester de Clerecía

El Mester de Clerecía (Género literario castellano)

El Mester de Clerecía

El Mester u oficio de Clerecía es el oficio de los monjes de la Edad Media. Se dedicaban a la oración y a la transmisión de la cultura. Estrenan un nuevo estilo de escritura, una nueva estrofa: la Cuaderna Vía. Ésta organiza el texto en estrofas de cuatro versos alejandrinos divididos en don hemistiquios iguales que dan al poema un ritmo monótono fácil de recordar para aquellas composiciones destinadas a enseñar; no debemos olvidar que una de las principales funciones literarias medievales es la Didáctica.

En el Libro de Alexandre aparece lo siguiente:

Mester traygo fermoso, non es de ioglaría
Mester es sin pecado, ca es de Clerecía
Fablar curso rimado por la cuaderna via
A silabas contadas que es de gran maestría.

(Segunda estrofa del Libro de Alexandre)

Los textos escritos en esta estrofa dan al poema un orden estricto y ordenado de principio a fin. Se pasa del modo de componer popular, la lírica, a un nuevo modelo culto que sigue unas normas estrictas.

Su importancia se extendió debido a que los monasterios se encontraban en la ruta del Camino de Santiago, que era el lazo de unión y conexión que tenían los reinos del norte de la Península Ibérica con el resto de Europa. Los monasterios que se fundaron en dicho recorrido eran monasterios de la orden de San Benito, benedictinos, que habían partido de la región de Cluny. Estos monasterios fueron los que preservaron la cultura de la antiguedad. En ellos se traducía y se copiaban los textos a mano, y las copias se enviaban a los nuevos monasterios.

El Camino de Santiago en realidad eran varias rutas que se dirigían a través de la Península Ibérica hasta la ciudad de Santiago de Compostela. Uno de los caminos partía del sur de Inglaterra y llegaba por las costas gallegas hasta la ciudad de Santiago. Una segunda vía seguía la antigua ruta romana de la Plata, que atravesaba la península de sur a norte, paralela a la actual frontera con Portugal. La tercera y más importante, también denominada Camino Francés, venía, y viene, desde Europa y cruza los Pirineos por la zona de Roncesvalles en el Pirineo Aragonés, aunque cuenta con otro paso por la zona del Pirineo catalán.

El camino francés está salpicado de monasterios y albergues donde los peregrinos se alojaban durante el largo viaje. Estos monasterios se convertían en verdaderos núcleos de riqueza y eran centros de unión cultural de la Europa medieval. Dentro de estos monasterios realizó su obra literaria Gonzalo de Berceo: "Vida de Santo Domingo", "Vida de San Millán", "Vida de Santa Oria", etc.