Usamos cookies para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web. Cookie Más información

Inicio » Recursos Linguísticos » Literatura Española » Historia » El Siglo de Oro » Teatro en el Siglo de Oro

Teatro en el Siglo de Oro

Teatro en España

Durante los siglos de Oro se produce un desarrollo del teatro en todos los campos, tanto en términos de estructura como de lenguaje. El teatro se transforma en la forma de entretenimiento favorita de la población. Se construyen corrales en las ciudades más importantes. Los corrales eran los antiguos teatros en los que se produjo una verdadera revolución de los tramoyistas. Se replantean cuestiones básicas como es la sujeción a la norma de las tres unidades:

Se denomina comedia, que equivale a pieza teatral, aunque no siempre de carácter cómico, ya que una de sus características es la pluralidad temática. Sus temas están sacados de la historia, de la épica medieval, de las diversas tradiciones y de la cultura religiosa, sobre todo de los autos sacramentales. Aparecen los temas de la actualidad cotidiana con asuntos sociales.

La estructura de las obras es de tres actos que se acomodan de la siguiente forma:

Muchas veces el primer acto comienza in media res, es decir, comieza en plena acción. Es un método de captar la atención del espectador desde el primer momento de la obra.

La forma predominante es el verso. Normalmente en una obra de teatro existe la polimetría. Se utilizan distintas medidas de versos dependiendo de los temas que se traten en la obra. En su deseo de divertir gustando logran la unión de la belleza poética de la palabra y la eficacia en lo dramático.

En el teatro clásico la tragedia y la comedia estaban separadas: en la tragedia se trataban los temas de los héroes o dioses, mientras que en la comedia se trataban los temas del pueblo. En el siglo de Oro ambas, comedia y tragedia, se aglutinan en una sola obra. El héroe va siempre acompañado del gracioso que le da humanidad, aunque en un mismo personaje se mezclen ambos rasgos: cómico y trágico.

Toma especialmente importancia la figura del Rey. Fue un importante método de propaganda de los Austrias, que beneficiaron a los autores. La figura del rey se transforma en el gobernante elegido por Dios que imparte justicia y que está por encima de la justicia de los hombres (El mejor alcalde el rey). Es una muestra de cómo el poder real ha desbancado a la nobleza y en el barroco acumula todo el poder en sus manos.

Uno de los temas más importantes en el teatro de Lope de Vega y de muchos autores es el de la honra. La honra está relacionada con el honor. Es el honor vertical que está relacionado con el estamento al que pertenece el personaje de la obra, mientras que el honor es el que corresponde a todos los hombres por el hecho de serlo, iguala a todos independientemente de la clase social a la que pertenezcan. En el honor entra en juego la virtud y la dignidad humana, en la que interviene la limpieza de sangre.