We use cookies to improve the user experience of our website. Cookie Get More Information

Home » Language Resources » Spanish Love » Articles » Articles

Spanish Love Articles

Spanish language resources on the theme of Love

Un toque de seducción: ¡Aprende a provocarle!

Si solamente en sueños consigues llamar la atención de quien te gusta, acaparar todas las miradas, o lograr que no haya quien se resista a tus armas de seducción, no debes desesperarte. Estás entre la gran mayoría de seres humanos para los que el arte de la provocación aún es una asignatura pendiente. A continuación tienes la oportunidad de aprender unas cuantas lecciones sobre el tema. Para ponerlas en práctica necesitarás un poco de decisión, desparpajo y sentido de la medida. ¿Te atreves?

En primer lugar tienes que observar el panorama y conocer la personalidad de quien quieres conquistar. Si desconoces su forma de ser, las personas más tímidas pueden verse desconcertadas o desbordadas ante tus actitudes provocadoras, mientras que personas más osadas pueden no llegar a advertir tu presencia si muestras un excesivo recato.

Como punto de partida cultiva una actitud positiva, muestra receptividad hacia los demás y verás que a tu alrededor la gente percibe esas buenas vibraciones y gustan de tu compañía.

Si te interesa conquistar a alguien de tu escuela o centro de trabajo, ten en cuenta tu forma de vestir. No se trata de ponerte cada día como si fueras a una fiesta de graduación, pero sí de cuidar tu atuendo de forma que cada día incluyas en tu vestuario algún detalle que pueda captar su atención. Puede ser algo tan simple pero tan efectivo como una camiseta con un dibujo llamativo o una leyenda divertida que mueva a preguntarte sobre ella.

Si crees que ese muchacho de clase ni siquiera sabe que existes, prueba a entrar en el aula durante dos o tres días seguidos, justo medio minuto después de que todos los alumnos ya se hayan acomodado. Cuida tus andares en ese recorrido desde la puerta hasta tu mesa y si puede ser cuando pases a su lado, regálale una sonrisa que le haga sentirse una persona especialmente considerada por ti.

Hasta que no tengas confianza no te excedas en la sinceridad de tus comentarios, aunque sean de alabanza. Comienza ofreciendo atención, respeto y cordialidad. Cuando hayas ganado la confianza del grupo o de la persona que quieres seducir, será el momento de regalarle una total franqueza siempre y cuando te pida tu consejo u opinión.

Cuando una persona ves que se resiste a tus insinuaciones, no insistas con los mismos métodos. Cambia de técnicas y adáptate a las situaciones aunque eso implique ir más despacio. La seducción es algo más sutil que llamar la atención, y en ocasiones un toque de ingenuidad y discreción puede tener mejores efectos que un piropo demasiado explícito.

Guárdate siempre una dosis de misterio y secreto sobre tus actividades o tu forma de ser. Aunque seas una persona extravertida es bueno que los demás sientan curiosidad por saber algo más de ti. Que tengan la impresión de que aún falta por conocer lo más interesante.

Actúa siempre con medida. Está muy bien decir una gracia de vez en cuando, pero no es seductor ser quien siempre hace las gracias en el grupo hasta resultar cargante. Igualmente resultan atractivas las personas capaces de mantener una conversación amena e interesante pero provocan la huída de los de alrededor, aquellas gentes que siempre andan criticando a terceras personas o hablan de si mismas a todas horas. Se trata de encontrar un equilibrio entre saber comunicar y saber escuchar.


More Spanish Love Articles