El blog del español donQuijote.org

La literatura dramática del teatro español tiene una larga historia, con autores que han marcado una época y han influido en la sociedad española a lo largo de los siglos. Además, ha proporcionado cientos de personajes muy interesantes, que pertenecen al imaginario de los españoles y de muchos lectores y espectadores extranjeros, que han ayudado a generaciones y generaciones de personas a disfrutar y entender mejor la vida. El teatro español ha contribuido de forma definitiva a la literatura universal y es objeto de estudio en escuelas y universidades de todo el mundo.

Teatro medieval

La producción teatral del Siglo de Oro fue tan grande y tan destacada que a menudo olvidamos que también hubo teatro antes de esa época. Durante la Edad Media existía el teatro religioso (algunas obras se siguen representando hoy en día); el teatro cortesano, cuyas obras eran representadas por el propio rey y su corte como pasatiempo; o el teatro universitario, escrito por estudiantes como ejercicio de comprensión de las obras clásicas. Otro problema de este tipo de teatro es que no hay constancia de los autores. Algunos dirían que habría que esperar a la Celestina para conocer a un autor destacado; pero hay que tener en cuenta que el nombre de Fernando de Rojas no se conoció hasta 1632.

El Siglo de Oro

El Siglo de Oro español, periodo de máximo apogeo del Arte y la Literatura españoles, en torno a los siglos XVI y XVII, en el que se desarrolló una impresionante producción teatral, es especialmente conocido y estudiado en todo el mundo.

El autor más conocido del teatro español desarrollado en el Siglo de Oro es Lope de Vega, seguramente el genio más deslumbrante de aquellos tiempos. Tanto es así que fue conocido en su época como «el fénix de los ingenios». Escribió miles de obras, novelas y poemas, entre los que destacan las obras Fuenteovejuna, La dama boba y El Perro del hortelano.

Calderón de la Barca es otro de los grandes ejemplos de ese siglo de florecimiento cultural. Su obra más destacada y conocida internacionalmente es La vida es sueño.

Uno de los nombres más destacados del teatro clásico español es Tirso de Molina. El burlador de Sevilla -claro antecedente del romántico «Don Juan Tenorio»- es su obra cumbre. El célebre Miguel de Cervantes también escribió obras brillantes, como El cerco de Numancia. Curiosamente, la faceta de Cervantes como dramaturgo es desconocida para muchos.

La Ilustración

Al Siglo de Oro siguió un cierto declive del arte dramático. Los grandes dramaturgos habían fallecido y, aunque sus continuadores se esforzaron por mantener vivo el estilo, no alcanzaron la grandeza de sus predecesores. La gran renovación estuvo influida por el movimiento ilustrado francés. Prevalecieron la razón, la armonía y la sobriedad. El máximo exponente del teatro ilustrado fue Leandro Fernández de Moratín y su obra El sí de las niñas. Menos conocida es la prolífica obra del autor Ramón de la Cruz, quizá por su dedicación a temas más «populares».

Romanticismo

Otro periodo de auge del teatro español lo encontramos en la época del Romanticismo. Una obra de esta época que se ha representado millones de veces es Don Juan Tenorio, de José Zorrilla. Otro buen ejemplo emblemático es Don Álvaro o la fuerza del sino, de Ángel de Saavedra. Las obras de este periodo se caracterizan por su elevado tono dramático, sus temas apasionados e incluso la incorporación de elementos sobrenaturales. Estas obras siguen siendo muy populares hoy en día.

Siglo XX

Durante el siglo XX destacó el teatro de Jacinto Benavente con obras como Los intereses creados. El polifacético escritor Federico García Lorca ofreció algunas de las grandes obras de este siglo, como Yerma, Bodas de sangre o La casa de Bernarda Alba. Por su parte, Ramón María del Valle Inclán es otro de los mejores exponentes con títulos como Luces de bohemia o Divinas palabras. El siglo XX también supuso una reivindicación del humor a través del teatro del absurdo, como demuestra el éxito de autores como Miguel Mihura, autor de Tres sombreros de copa o Maribel y la extraña familia; o Enrique Jardiel Poncela, autor de Usted tiene ojos de mujer fatal o Las cinco advertencias de Satanás.

Y con esto hemos llegado prácticamente a lo que dan los libros de texto sobre el teatro español. ¿Qué nos depara el futuro? En España se sigue produciendo teatro y de muy buena calidad; pero aún es pronto para hacer análisis. Así que lo mejor es que lo experimenten ustedes mismos.

¿Hablamos?

Échale un vistazo a nuestros cursos y te ayudaremos a crear un presupuesto personalizado.

Newsletter

Nuevas historias interesantes cada mes en tu buzón de entrada.